OPJ Capítulo 5 – Vamos a unirnos a los marines

 

 

 

«¡Por supuesto!» Ace dijo con fastidio: «¡Podría ser 100 veces más poderoso que tú, maldito vejestorio!»

 

Era raro que Garp no lo refutara y en cambio respondiera mientras tocaba su barbilla pensativamente: «Si me preguntaras si podía matar a cien personas con un solo golpe, podría lograrlo… Sin embargo, es un poco ridículo que él pueda hacerlo. Hacerlo con tanta facilidad como aplastando mosquitos. Según tu descripción, no creo que la causa de la muerte del bandido haya sido el Haki del Conquistador o una fruta del Diablo…»

 

Después de comer su última galleta de arroz, Garp se levantó de repente y giró la cabeza hacia la casa de Dadan. «Está en el segundo piso, ¿verdad? Veré por mí mismo de qué es capaz ese hombre… Ire a hacer justicia, como héroe, me está empezando a gustar ese niño…»

 

Cuando comenzó a moverse hacia la casa, su cuerpo estalló con un aura aterradora. ¡En este momento, la imagen de Garp se había convertido en una que se parecía a un héroe marino!

 

Ace y Sabo se quedaron asombrados, sin palabras, mirando a la espalda de Garp por lo que se sintió como medio día.

 

«Oye, Ace…» Solo después de un rato, Sabo pudo hablar, «¡Tu abuelo es increíble! ¿Crees que puede vencer al calvo pesado?»

 

Antes de que Ace pudiera responder, Luffy, de pie junto a él, de repente habló: «¡El abuelo definitivamente ganará!»

 

«¿Cómo puede un niño entender?» Ace dijo con molestia: «Ese monstruo marino calvo no puede medirse por medios ordinarios, ese Vejestorio definitivamente no es su rival».

 

¡De repente se oyó un rugido ensordecedor de Garp dentro de la casa!

 

«¡El niño calvo de adentro, salga por este viejo!» Su rugido causó que el suelo temblara, mientras que Ace y los demás apenas podían mantenerse de pie. El rugido se extendió a los alrededores, haciendo que innumerables bestias corretearan y escaparan a las áreas más profundas del bosque como si se hubieran encontrado con su enemigo natural.

 

Saitama, que estaba leyendo tranquilamente un periódico en la casa en ese momento, obviamente podía escuchar el ruido del exterior. Abrió la puerta mientras sostenía sus oídos, y vio a un anciano de aspecto saludable y enérgico, parado afuera…

 

Ambos se miraron el uno al otro durante unos 10 segundos antes de que Saitama respondiera con un saludo: «¡Oh, viejo, seguro que estás trabajando duro! Pero ya me he suscrito a los periódicos».

 

… ???

 

Garp se quedó atónito y dijo con disgusto mientras agitaba las manos: «Este viejo no está aquí para vender periódicos».

 

Saitama respondió mientras pensaba: «Umm… yo tampoco necesito ningún seguro».

 

……

 

«¡Este viejo tampoco está aquí para vender eso!»

 

Garp dijo con cierto resentimiento: «¡Parece que mi nieto ha estado a tu cargo, muchacho! Vine aquí para resolver sus quejas al tener un duelo contigo. ¿Qué te parece? ¿Te atreves a salir y pelear conmigo? El anciano también quiere ver si la fuerza de la persona llamada monstruo por ese mocoso es digna de ese título o no».

 

«Oh, no me interesa». Saitama no le prestó más atención al anciano y cerró la puerta con un golpe.

 

Garp, que acababa de recibir un golpe en la puerta, se puso furioso al instante y comenzó a patear la puerta, dañándola en el proceso. Gritó mientras señalaba a Saitama que estaba tendido en el suelo y leía un periódico, «Bastardo, tú…» Pero antes de que pudiera terminar su línea, lo enviaron volando hacia el cielo con un puñetazo.

 

«¡Tendrás que pagar por mi puerta!»

 

El corpulento cuerpo de Garp se estrelló contra el techo y con un suave arco en el aire cayó al suelo. El trío liderado por Ace se reunió alrededor del anciano, mientras Luffy lo golpeaba con cautela y le preguntaba: «¿Estás bien, abuelo…?»

 

¿Cómo podría estar bien? No podía reaccionar al golpe e incluso con su cuerpo fuerte estaba sintiendo el dolor. Sin embargo, dejando a un lado su orgullo como un héroe marino, no podía permanecer en un estado tan vergonzoso frente a sus nietos.

 

Necesitaba actuar con fuerza como tal, dio un salto mortal desde el suelo y se limpió la hemorragia nasal mientras se reía. «Este pequeño rasguño no es un problema para mí, pero tenías razón, Ace. Ese tipo tiene cierta habilidad, ja, ja, ja…»

 

Ace se tocó la cabeza sin poder hacer nada. «Tu actuación es demasiado obvia, tonterías». Aun así, prefería que los vejestorios fueran así.

 

Garp actuó como si no hubiera escuchado a Ace y le dijo solemnemente al trío: «Ese tipo llamado Saitama tiene el potencial de convertirse en un marino fuerte. Incluso alcanzar a la fuerza de combate más alta de la marina, los Almirantes, no es imposible para él. ¡Ustedes Dos y Luffy deberían actuar con el objetivo de convertirse en el marino más fuerte en el futuro! ¿Entienden?”

 

«¡No!» Los tres niños estaban llenos de confianza mientras todos gritaban al unísono: «¡Quiero ser el Rey Pirata!»

 

«¡Bastardos! ¡Coman mi [puño de amor]!» Garp se enfureció de inmediato y derribó a los tres mocosos uno por uno.

 

Después de frotarse la barbilla dolorida, volvió a entrar en la casa. Cuando llegó al segundo piso, vio a Saitama parchando la puerta con un martillo y clavos. Este último también obviamente notó que Garp y su rostro estaban llenos de vigilancia mientras se apresuraba a poner la puerta detrás de él, «¿Por qué estás aquí de nuevo?»

 

Después de sentarse en el pasillo, Garp extendió su mano hacia Saitama, «Ven y únete a los Marinos, Saitama. He escuchado a Ace hablar de cómo eres de otro mundo con una fuerza monstruosa y tienes un fuerte sentido de la justicia. Los bandidos en la montaña de basura fueron limpiados por ti, ¿verdad?”

 

«¿Los marinos?» Saitama respondió, con la cabeza girada, «había pensado en eso, pero para unirte a los Marines debes escuchar las órdenes de las personas que están en una posición más alta que tú. Soy un Héroe y como tal no puedo aceptar la relación entre Un superior y subordinado».

 

«Eso no será un problema». Garp colocó sus manos sobre su pecho y dijo con seriedad: «Puedes seguirme, pero no recibirás ninguna orden de mi parte como superior. Puedes juzgar el error y moverte libremente. También recibirás un buen salario mensual y bonificación».

 

La propuesta inicial fue buena, pero después de escuchar sobre el salario y la bonificación, los ojos de Saitama se iluminaron de inmediato.

 

«¡Entonces está arreglado!» Se adelantó y se sentó junto a Garp y, sin dudarlo, apretó la mano con fuerza. «¡Estoy de acuerdo en unirme a los Marines, por favor cuídame de aquí en adelante, viejo!»

 

(¿Huh?)

Garp se sorprendió por el contraste entre la actitud anterior y actual de Saitama. Pensó que sería un gran esfuerzo convencer a este último de unirse a los marinos. Después de todo, en esta era, las personas poderosas eran libres de hacer lo que deseaban: quemar o saquear para cumplir sus objetivos. Había muy pocas personas dispuestas a proteger a los civiles a riesgo de sus propias vidas.

 

Él no pensó que Saitama aceptaría esto fácilmente. Miró al hombre de aspecto ordinario que tenía delante y sonrió. «Puedes llamarme Garp. Tres días después, un barco de guerra vendrá a la aldea de Foosha. En ese momento, zarparemos hacia el mar y haremos uso de tu justicia para hacer temblar de miedo a los villanos de todo el mundo, ¡¡¡ja, ja, ja!!!»

 


<< Anterior ] [ Índice ] [ Siguiente>>
Anuncios